Imagen

540,74

Sigo con los Pliegos, esta vez de Carlos Marquerie, el número 3 de la colección. “Diálogo II. Carlos  Cuántos amigos han compartido conmigo momentos de entusiasmo o dolor a lo largo de los años. Me pregunto qué habrá sido de sus vidas. Tener tiempo para recuperar viejas amistades. ¿Usted a qué se dedica? Yo, a recuperar viejas amistades. ¿Y esa ocupación es lucrativa?, se preguntaría mi interlocutor, y yo le mandaría a tomar por culo. Le diría: vállase a tomar por culo, me está haciendo perder mi tiempo con sus jodidas preguntas. A mi lo único que me satisface es ocupar mi tiempo. Ocuparlo sin más, no pasar por él, ni que él pase por mí.                   No perderlo.                                                                                           No me importa si mi tiempo es productivo.                                            No me interesa entretenerlo, tampoco distraerlo.                                  Sólo quiero ocuparlo.                                                                   Tampoco quiero atraparlo y poseerlo.                                                 Sólo ocuparlo.                                                                                           Yo ocupado en cada instante, sin más, al cien por cien, mi momento, vivir en su duración, sin querer que sea más largo o más corto.         Me obsesiona el paso del tiempo (…) Para evitarlo no paro de hacer cosas. Cosas, es lo mismo qué, hacer, yo solo o con más gente, hacer, hacer y hacer, hacer cosas y la jodida sensación de las manos gordas intentando frenar el tiempo no me abandona.”

¡Qué grande la ocupación del tiempo!! Tendrá algo que ver con la pregunta sobre si nos pertenecen nuestros cuerpos, si la respuesta es si, entonces tenemos la responsabilidad de seguir nuestros deseos…