Imagen

1012,86

El cine entra en la Travesía, con la SAL DE TIERRA (Salt of the Earth) una película del año 1951 dirigida por Herbert J. Biberman que me recomendó Beatriz y que está basada en un hecho real ocurrido en la mina Zinc Empire Company, ubicada en Nuevo México. La peli (un antecedente fundamental de cine independiente, vetada en USA) muestra la discriminación ejercida por la empresa hacia los obreros de origen mexicano: recibían sueldos inferiores a los estadounidenses, no tenían agua caliente y las condiciones de seguridad dejaban al descubierto lo poco que valía para la compañía sus vidas. Esta situación provocó una larga y difícil huelga e hizo emerger que la desigualdad también se reproducía en el seno de las familias obreras. La igualdad no es un concepto etéreo, viene a transmitir la película, sino una lucha constante que hay que empezar y mantener, 2014 and go on. Esta película te hacer creer que tal vez, igual que ellos, al estar unidas, algo se puede cambiar y como dice Esperanza «La casa no es nuestra, pero las flores si».

Imagen

984,84

Nos encontramos con mi madre en Matadero para ver BANG! de la compañía francesa Volpinex en el Festival FRINGE (hasta el próximo 27 de julio). El espectáculo tiene lugar en el Patio de la Cineteca, una sala chiquitita (para las escalas del Matadero) en la que asistimos al desarrollo de un western sui generis que reúne con humor el teatro de objetos y el cine, mediante un juego de cámaras de grabación, mini estudios de rodaje y efectos sonoros en directo. Los artífices de la narración son Fred Ladoué y Florian Brinker, nos hicieron pasar un buen rato con su película teatral de objetos diminutos. Leo el resto del programa de actividades del festival y hay muchas propuestas apetecibles: volveré.

Imagen

967

Del autor de «Las partículas elementales», como él mismo dice en su libro «El mapa y el territorio» publicado por Anagrama en el 2010, todavía no había leído nada. Le precede la polémica y en realidad la sensación de estar ante una novela entretenida… ¿literatura de entretenimiento? Sin embargo los protagonistas de esta novela pertenecen al mundo del arte y muchas referencias hacen alusión a lugares comunes en el mundillo: desde el papel Hahnemühle a las ferias de arte, las revistas especializadas, Jeff Koons o Damien Hirst (en la imagen). Y es que el arte da para mucha novela (y culebrones), si Vila-Matas recrea una ficción a partir de la Documenta, Jed Martin, el protagonista de Houellebecq afectado por su incapacidad de entablar relaciones humanas, es un triunfador del mercado del arte y el capitalismo salvaje. Para Martin ser artista, en su opinión, era ante todo ser alguien sometido. Sometido a mensajes misteriosos, imprevisibles, que a falta de algo mejor y en ausencia de toda creencia religiosa había que calificar de intuiciones; mensajes que no por ello ordenaban de manera menos imperiosa, categórica, sin dejarte la menor posibilidad de escabullirte, a no ser que perdieras toda noción de integridad y de respeto por ti mismo. Estoy de acuerdo con Jordi Corominas que dice que en este libro hay un ensayo encubierto, en el que Jed reflexiona en conversación con su padre sobre las ilusiones y la labor artesanal de William Morris, lo rural como reducto de los privilegiados, el adiós a la antigua mirada ingenua que creía que un solo hombre era capaz de engendrar alternativas…

Estamos de nuevo ante la necesidad de ese n o s o t r o s, un nosotros que hoy por hoy se configura en Palestina, donde sólo está lo que no debiera entrar en ninguna narración: el horror.

Imagen

948,58

Ya lo decía Cervantes: “Come poco y cena más poco, amigo Sancho que los negocios de la cabeza se fraguan en la oficina del estómago” La segunda lectura, de la que os hablaba al comienzo de la semana relacionada con la alimentación, lamentablemente no es del autor del Quijote sino de un bestseller inglés un tanto chungo… Sin embargo trata un tema que me interesa, que es el ayuno. Qué cambios operan en nuestro cuerpo, si tiene o no, poder de transformación, si nos conviene darle un respiro a nuestros órganos. Las curas de Sirope de savia o arce, los ayunos modificados en días alternos, la perseverancia como una clave o propuesta para conocer mejor nuestros cuerpos o plantearnos un sondeo de sensaciones. Me gustaría conocer experiencias… fallidas, alegres, agobiantes, ingobernable el hambre, exultantes de energía.

Imagen

931,33

La suya es una casa de las maravillas, gastronómicas y afectivas. Siempre son un bálsamo de celebración de la vida cotidiana: regar las plantas, la preocupación por las hojas que el granizo arrasó hace 10 días en Madrid, la cuidada iluminación de la terraza, son algunos indicios que preceden al viaje culinario. El puré Derridá, por supuesto deconstruído a las bravas madrileñas, es el prólogo de un camino que nos lleva del mar a la tierra y de ahí al aire. Todas las delicias y poder compartir nuestras fragilidades, culminan en una tarta de queso y moras (aunque por su tamaño parecían fresones) que puso Sagrario en la mesa con naturalidad, como si hubiera sido fácil ofrecernos aquél manjar. Es el descanso que nos regala la residencia de Carmen, Raúl, Livia y Marco. Imperdonable que no pueda ofrecer alguna foto… así que para compensar os dejo esta nube de Berndnaut Smilde.

Imagen

913,81

Lo bueno de no haber leído a los clásicos, como El Camino de Miguel Delibes, es hacerlo ahora. Pensando en la travesía, creí que habría un viaje a través de las páginas, que nos moveríamos por Cantabria, era tan sólo una expectativa. La evocación de una noche insomne en la que Daniel, «el Mochuelo» se pregunta por lo que significa «progresar en la vida», esas ambiciones de los padres (los hijos-proyecto que decía Mercedes R.) que no se sabe si alegran o amargan la vida de los vástagos. «Hijos -les dice el cura- todos tenemos un camino marcado en la vida. Debemos seguir siempre nuestro camino, sin renegar de él (decía don José). Algunos pensaréis que eso es bien fácil, pero, en realidad, no es así.» Fatalismo o responsabilidad para con la oportunidad de darle forma a nuestras propias vidas.

Imagen

893,92

La transición pasa por el cuerpo, la encarnación, buscar un cambio. Esto implica inevitablemente pensar cómo nos alimentamos, qué productos ingerimos a diario. Nos lo decía Mercedes el otro día, que buscará en los alimentos una cura o prevención para la enfermedad. He estado leyendo, apasionadamente, aunque no sé qué y cuánto de científico tendrán, dos libros que se plantean este tema. Hoy os voy a contar sobre el primero, que es del Dr. Perlmutter y se llama Cerebro de pan. Básicamente lo que viene a decir es que la pirámide alimenticia no está bien planteada y que sometemos a nuestros cuerpos a un exceso de harinas refinadas, hidratos de carbono y cereales en general. Según Perlmutter, neurólogo de profesión, esto conlleva una epidemia de casos de diabetes y afecciones como el Alzheimer, que se podrían prevenir aumentando la ingesta de grasas buenas y proteínas. También hay una parte que me ha interesado mucho y que está relacionada con la importancia del ejercicio: «La tendencia científica emergente sobre la evolución humana y el papel de la actividad física da un nuevo significado a la frase «ejercitar la memoria» (…) triunfamos como especie recorriendo distancias largas porque podíamos correr o caminar durante más tiempo que muchos otros animales. Esto nos ayudó a convertirnos en los humanos inteligentes que somos hoy en día. Cuanto más nos movíamos, más mejoraba nuestro cerebro»… eso sí, hay que empezar a madrugar de nuevo, porque el calorazo nos está dificultando la tarea, aunque hasta ahora las planificaciones que hago no triunfan en absoluto.

Imagen

856,59

Final del mundial: este año la peña autoConstituida se diluyó y le agradecimos el gesto republicano que la Selección tuvo ante el golpe de mando del nuevo y autoProclamado monarca de los españoles. El deporte como eclosión… no podemos tomarlo como un cruce entre el capitalismo más salvaje y las políticas latinoamericanas que intentan posibilidades más allá de los buitres del Fondo Monetario Internacional. Seguimos siendo poblaciones rehén, sudacas-euracas, unas PIIGS de cuidado. Un balón que se pone en juego y que pondrá a vibrar a miles de personas, como ese peregrinaje que hacía Tati Benítez, en la película de mi querido Carlos Sorín Camino San Diego. Tati es un humilde trabajador de la madera en paro, que vive en una pequeña población rural en la norteña provincia de Misiones y es admirador de Maradona. Un día encuentra en la selva una gran raíz de timbó, que a sus ojos reproduce la imagen de su ídolo, cuando Tati se entera de la enfermedad de Maradona, decide peregrinar hacia la lejana Buenos Aires, para entregarle su precioso tesoro y ayudar en su recuperación. Pero en el viaje tienen lugar muchas más experiencias: autoConvocados.

Imagen

841,16

De paseo por La Tabacalera, a vueltas con los FRACs… Here and Elsewhere es una exposición heterogénea (crítica social, estética medioambiental, cultura pop en forma de música o moda, asuntos personales) que dice su comisario Sayoko Nakahara inspirada en una película dirigida por Jean-Luc Godard y Anne-Marie Miéville en 1976 cuya finalidad era analizar el paralelismo o los límites borrosos que existen entre «nosotros» y los «otros». Los bañistas de la artista finlandesa Elina Brotherus actualizan nuestra experiencia del baño, ahora que parece llega el calor. El nuestro no es ensimismado ni pretende inscribirse en la tradición de la historia del arte ¡Vivan las piscinas con manguitos!