Imagen

1475,86

Cocinar nos recuerda lo que somos capaces de hacer con nuestras propias manos. El día de hoy es momento para la polenta criolla que cocina mi madre. Los ingredientes para hacer la masa, por si están interesados los que no están familiarizados con este alimento, son: 2 tazas de harina pan de maíz, 5 tazas de leche, 1 cucharadita de sal, 4 cucharaditas de mantequilla, 6 huevos y 4 a 5 tazas de guiso de pollo. La preparación es bastante sencilla: se coloca en una licuadora la leche, y se va añadiendo lentamente la harina de maíz (polenta) hasta que se disuelve. Luego, se le agregan los huevos uno por uno, hasta que la mezcla vaya quedando homogénea. Finalmente, añadimos la mantequilla previamente derretida mezclándola hasta que se hace una crema. “Cocinar es una protesta contra la infiltración de intereses comerciales por cada rendija de nuestras vidas”, afirma Pollan en la introducción de su libro Cooked. “Cocinar por el puro placer de hacerlo y dedicar parte de nuestro tiempo de ocio a ello es declarar nuestra independencia de las corporaciones que buscan convertir cada momento en una ocasión para consumir. Es rechazar la debilitadora idea de que, al menos cuando estamos en casa, producir es un trabajo que debemos dejar a otros, que la única forma legítima de ocio es el consumo. Esa dependencia que los vendedores llaman ‘libertad”. Revoluciones de andar por casa y ¡mañana Delia preparará canelones!