Imagen

1541,52

Estrella de Diego publicó en el 2008 un pequeño libro, en la editorial Siruela, con el título Contra el mapa. Presenta un trazado histórico a través de pinturas, mapas, postales, fotografías e instalaciones artísticas de diversos periodos históricos que tienen como punto en común explicitar una concepción específica del espacio. A partir de las obras analizadas, se desvela la relación que existe entre las distintas representaciones del mundo, entendidas como construcción, y los paradigmas políticos, científicos y económicos que dominan cada época. Como en el caso de Sebald y de muchos otros autores que nos acompañan en la travesía, vuelve a aparecer Borges: “Dos historias de Borges presienten estos cambios. La primera funciona como metáfora de la que fuera esa mirada hegemónica, aquella que observaba el mundo desde un punto fijo y desde ese punto dibujaba el mundo, y la segunda se acerca a lo que la mirada es ahora, tras las revisiones del canon, artístico también. La primera es el cuento de “Museo” (1960), que habla de un mapa desmesurado e inútil, Del rigor en la ciencia, en el cual se recuerda un Imperio donde “el arte de la Geografía logró tal Perfección que el mapa de una sola Provincia ocupaba toda una Ciudad”. La segunda, pertenece a la obra Atlas, de 1984, en la que Borges, ya ciego, va recorriendo el mundo –el Atlas- sin poder verlo o viéndolo con ojos diferentes a los de la visión retiniana. Si el mundo del primer ejemplo habla del deseo loco por controlarlo, por mantener la posición de poder que Occidente tiene ante el mundo –y de su fracaso-, en Atlas Borges reflexiona sobre lo enriquecedor de la vulnerabilidad en la fragmentación, del mapa que obliga a aprender a ver de otra manera: romperse. “Mi cuerpo físico puede estar en Lucerna, en Colorado o en El Cairo, pero al despertarme cada mañana, al retomar el hábito de ser Borges, emerjo invariablemente de un sueño que ocurre en Buenos Aires.” La pregunta sería, sin embargo, si el Buenos Aires en el que uno despierta en Lucerna, Colorado o Islandia sigue siendo el mismo Buenos Aires.