Imagen

2043,4

Hay actividades que son incompatibles, incluso para las mujeres. Caminar y llorar al mismo tiempo es algo que no se puede hacer. Te sientas en un banco y lloras a moco tendido o sigues caminando y se aplaca, al cabo de dos kilómetros, el llanto. Se puede, sin embargo, caminar y leer a la vez, sobre todo si lo haces en un parque, con algún sendero para corredores, ciclistas y paseantes. Aunque hay lecturas que nos desplazan en nuestra habitación, como el ensayo Universitario, que está ultimando para su publicación Alejandro Simón y que me parece será un texto de referencia, al menos yo empezaré el curso con este reader. Como todavía es inédito sólo comparto con vosotros una cita que hace Simón del programa de actividades de la asignatura Lensbased que imparte Hito Steyerl en Berlín: “No estamos interesados en el genio, en el oscurantismo, ni en la complacencia estética, ética e intelectual. A veces toleramos arte vanidoso, spamming, pretextos de riesgo y bad hair days [días de pelo indomable]. Animamos a la especulación desenfadada, a la instalación heurística, al solo-tasking [tarea en solitario], a los ataques de peloteo, a una actitud sospechosa ante cualquier cosa considerada natural, y a extensiones para esta lista.” Un buen punto de partida.