Imagen

2161,86

Las uñas con esmalte semi-permanente azul. Una inmobiliaria que en su folleto cita a Benedetti, con los ojos cerrados. Un paseo para ver camiones y trenes que parten y llegan a Chamartín. Las escaleras mecánicas. Un molde de plástico con forma de cangrejo que se llena de agua y arena. Ya he aprendido a tirarme por el tobogán grande. Llamadas que no logro contestar. Gramática Parda. Palabras que no sé de dónde sacar. Los verdaderos temores. Extranjera a lo Camus. Los retos de pensar modelos de la investigación artística en Doctorado. La legitimación. Las presentaciones del TFM. La fecha prevista de llegada a Atenas se adelanta. Un proyecto I+D. La cuenta-atrás y la transición que comenzó. La materialidad de las decisiones que vamos a tomar. La perplejidad propia y ajena. La apertura del curso en el MNCARS con Benjamin Buchloh. Las relecturas y los malos entendidos, las ofensas, El arte, los artistas y la vida cotidiana de Gloria G. Durán. Este es el abono a ciegas del martes 16.

Imagen

1211,94

Comienza el mes en el norte, VACACIONES, con un ritual de los buenos días. Una serie de acciones, realizadas principalmente por su valor simbólico: especiales, diferentes a las ordinarias, aún cuando se puedan practicar a diario. Se refieren a una acción o serie de acciones que una persona realiza en un contexto dado que no tienen otro propósito o razón aparente. Es el caso de este ritual de los buenos días que parte de Villaviciosa para tocar-vislumbrar las dos puntas de la playa de Rodiles, dando la vuelta entera, sin trazar una recta. Poner la vida en escena en el paisaje, descubrir a una pata con sus crías paseando al tiempo que yo lo hago. Compartimos modos menores de vivir, como decía Peter Pál Pelbart, que habitan modos mayores.

Imagen

750,98

Aquí os presento mis materiales de trabajo: zapatillas, mochila, libros alternos, pantalón corto, paraguas a veces, camiseta, ipod, gps, cámara de fotos y el ordenador para escribir las entradas al blog ¿Cuál es la dinámica de trabajo que sigo para desarrollar la travesía? Ha ido variando con el tiempo… durante las primeras semanas intentaba hacer las sesiones del camino de una tirada, que se prolongaba durante aproximadamente tres horas, de las cuales una era corriendo y dos caminando. Después el cansancio y las ocupaciones me llevaron a dividir el camino en diversas etapas (hasta cinco en un mismo día). Intento recorrer aproximadamente 20 kilómetros cada día, porque cuando no lo hago después tengo que recuperarlos, si quiero alcanzar las 122 etapas. Esta semana me he propuesto hacerlo en dos sesiones 7 de la mañana y 7 de la tarde, veremos qué tal me encuentro… Además estreno zapatillas, después de seis meses en el armario esperando el mejor momento: ha llegado.

Imagen

450

” Le dije a usted, cuando me pidió permiso para ejercer de escritor en el pueblo, que era mejor que hiciese lo que hacen los otros sudamericanos, que unos días van en bici y otros huelen bien. […] Y ahora me dicen que ha escrito usted Luz de agosto, la novela de Faulkner, ¡de William Faulkner! […] ¿es que no sabe que en este pueblo es verdadera devoción lo que hay por Faulkner?” Me sigo riendo con los diálogos de Amanece que no es poco… no tanto con el Faulkner de Mientras agonizo, que me acompaña en la breve ruta que transito hoy por Móstoles. Su desolación y mi cansancio, unen el peregrinaje para dar sepultura a Addie y el dispositivo documental en acción: “Condenado camino. Y va a llover, además. (…) Ahí está el camino, justo hasta mi puerta, para que cualquier mal fario de los que van y vienen llegue hasta aquí. Le dije a Addie que no daba ninguna buena suerte vivir junto a un camino, que esté tan cerca. Y ella, como mujer que es, dijo: “Entonces carretera y manta” Pero lo que yo le decía es que no daba ninguna buena suerte, porque el señor hizo los caminos para ir de un sitio a otro; ¿Para qué, si no, los iba a poner en la tierra? Cuando decide que algo esté siempre moviéndose, lo hace alargado, como un camino o un caballo o una carreta, pero cuando decide que algo se esté quieto, lo hace que sea de arriba abajo, como un árbol o un hombre.”

Imagen

265,88

El camino resulta estimulante, los encuentros a los que asisto ayudan, como bien dice Belén, a salir del espacio de confort, a repensar todas las prácticas, incluidas las docentes. Radicalizar la pedagogía con ayuda del humor, de la ironía. Ayer por la noche, de la mano de Mari Matre Larsen, Norberto y Jaime Llopis en una pieza que se preguntaba ¿Qué me “hace” este objeto? ¿Qué “quiere” este objeto de mí? ¿Qué me “puede” este objeto? Stuff exploraba las distancias entre el objeto y el sujeto, la locura de ser un objeto, la locura de establecer conexiones entre objetos o entre personas y objetos. Jaime piensa que Norberto es un poco “mapa”, Mari es bastante “silla”, Jaime siempre pensó que era mucho más “lámpara” de lo que de hecho es, Norberto bailó “planta” para nosotros, cuando sea mayor, Mari quiso ser “pisapapeles”, todos devenimos tan “fruteros”. Lo dieron todo en escena, incluso un libreto precioso, para revisar en los descansos de esta travesía.