Imagen

2131,85

Está a punto de comenzar la temporada en el teatro Pradillo, que expanden la programación en su blog, web y enlaces como el de Jaime Conde-Salazar que escribe: “La danza del futuro se compone como una red de sucesos, cuestiones, experiencias y contextos interconectados que forman una especie de organismo que vive y se transforma constantemente.  Por eso, cada vez más, la danza del futuro se refiere y se nutre de las circunstancias en las que tiene lugar y de cómo la vida y el mundo se concretan en un sitio a lo largo de un tiempo. Así, la danza expande sus límites más allá de los dispositivos tradicionales de representación, más allá de los ámbitos de trabajo autorizados y más allá de los espacios asignados al arte y la cultura en las culturas burguesas capitalistas.” La primera presentación es The Dream Project, de Cuqui Jerez, es “12 meses de trabajo. Un experimento acerca de cómo trabajar y cómo producir. Es la creación de una colección de pequeñas piezas de diferentes formatos y temas no necesariamente relacionados unos con otros.” Deseando expectante.

Imagen

1309

Emilio me recomienda la lectura de Summerhill, un libro que lleva el mismo nombre que la famosa escuela que dirigieron A.S. Neil y su esposa durante 50 años. Así sostiene que hay que educar a los niños en “libertad” y permitir que aflore su capacidad de amar la vida e interesarse en ella. Algunos de los conceptos del libro nos parecen “hijos de su época”, como puede ser su entendimiento de la homosexualidad. Sin embargo introduce algunas cuestiones que nos dan que pensar: “Darle libertad es permitirle  al niño vivir su propia vida. Dicho así, parece sencillo. Sólo nuestra desastrosa costumbre de enseñar, moldear, sermonear y coaccionar nos hace incapaces de comprender la sencillez de la verdadera libertad.  ¿Cuál es la reacción del niño a la libertad? Los niños inteligentes y los niños no tan inteligentes ganan algo que nunca tuvieron, algo que es casi indefinible. Su principal manifestación exterior es un gran aumento de sinceridad y de caridad, y además un decrecimiento de la agresividad. (…) Pero libertad significa derrota de la ignorancia. Un pueblo libre no necesitaría de censores de comedias ni de costumbres.” Claro que se mezclan asuntos de clase, de género, cuánto hay de innato y qué de aprendido en nuestras conductas, muchas de estas cuestiones quedan en suspenso. Estas imágenes (la de ayer y la de hoy) son de la Biblioteca Digital Maliaya, que permite la consulta online del patrimonio bibliográfico y documental relacionado con Villaviciosa.

Imagen

1175,34

Beatriz me recomienda esta edición de pequeños libros editados por Anagrama con “las historias más bellas de…” plantas, mundos, hombres, amor… son entrevistas a varios autores sobre un tema. En este caso comienzo con la felicidad, la gran zanahoria que parecemos perseguir, aunque sus letras mayúsculas produzcan respeto. Resulta interesante el viaje histórico por la construcción filosófica y social de este concepto, concretamente André Comte-Sponville nos recuerda que tanto el epicureísmo como el estoicismo tienen como objetivo limitar nuestros deseos y aprender a querer sólo lo que depende de nosotros. Vincular virtud y felicidad, bien por medio de la prudencia, bien a través de la ataraxia o ausencia de conflicto. La clave está en liberarse de la esperanza para aprender a querer. Complicado de asir para alguien como yo, que tiene en alta estima esa esperanza, la posibilidad de modificar el tablero, de cambiar las fichas y ahí podemos encontrar un camino hacia una felicidad que se constituye consciente de la ausencia de desdicha, con capacidad de goce en la presencia y un deseo que no es carencia.

Imagen

705,68

Parece que la actividad empieza a disminuir y llega mi momento de ponerme al día con las exposiciones madrileñas. Decido visitar primero Playgrounds. Reinventar la plaza en el Reina Sofía. Sólo llego a la mitad, volveré mañana a terminarla: me enredo en las reflexiones y las interpelaciones que se me hacen, como peregrina de esta travesía: la necesidad de rescatar una imaginería de lo maravilloso, los parques y jardines dedicados al juego infantil en los miles de junk playgrounds documentados por Nils Norman. Reunir todo tipo de chatarra para que los niños puedan trabajar dice Carl Theodor Sorensen, “por supuesto tendría una apariencia espantosa”. Y sin embargo “en los desechos del mundo nace un mundo nuevo: nacen leyes donde no hay ley” le respondería Pasolini. Son estos nuestros solares, nuestros terrenos baldíos, los descampados en los que poder reintegrar la potencia de la experiencia del descanso, tan degradada por nuestro trabajo a tiempo completo como agentes económicos…

Imagen

593,81

“Si, estamos muy contentos con el trabajo que habéis realizado en Extensión Universitaria”… sólo son palabras vacías. Extensión se planteaba como un espacio más en la formación del estudiante de Bellas Artes, que le ayudara a trazar puentes, a generar redes, a indagar en disciplinas que no veía en el currículo oficial o no con la suficiente profundidad, objetivo siempre compartido con la sección departamental de Historia del Arte (¡Beatriz Álvarez, te tomo prestado el maravilloso dibujo!) que, entre otras, cumple la función de abrir mundos, de dar soporte conceptual, de ampliar los modos de hacer y entender el arte… y todo eso desde la experiencia que tienen sus docentes de la especificidad de sus interlocutores los estudiantes-creadores. Los que hemos tenido la suerte de contar con su maestría sabemos de su posición central en nuestra formación. Por eso la aseveración con la que abro el post es incompatible con el grave ataque que se está produciendo hacia ellos y que ha comenzado con una saturación de docencia entre su profesorado y el intento de que dejen o reduzcan la oferta de asignaturas como “Últimas tendencias” o la dirección de TFM. Esto no supone, únicamente, una pérdida para los docentes sino la conformación ideológica de los futuros estudiantes, incapacitándolos para la construcción de sentido, para su expansión. ¿Nos quedaremos nuevamente callados?

Imagen

158,03

Hay días en que camino y corro. Hoy sólo he podido dar un paso tras otro. Del colegio a la Casa Encendida, de allí a la Facultad, hacia casa pasando por el Parque del Oeste donde he “descubierto” una caseta para “avistar pájaros” aquél estado mental que todavía perdura en mi y que consiste en descubrir mundos insospechados para unos y totalmente familiares para otros. Avistando pájaros le sigo dando vueltas a las sensaciones que nos propone Paz Rojo en su laboratorio: dejar que los ojos desciendan al cuerpo, tocar con los ojos…

Imagen

138,21

Desde ayer compartimos con Paz Rojo la propuesta ¿Qué puede un cuerpo? que ocupará La Casa Encendida hasta el 22 de junio. Algunas de las notas del laboratorio de Pre-producción: “Todo está organizado en el supuesto caos. La era de la precariedad. Las prácticas emancipadoras de la subjetividad. The Grand Union. Responder al contexto transformando las formas de producción. Subjetividad y modelos de emancipación. Democratizar el movimiento. Democratizar el cuerpo. El movimiento es del pueblo. Todo se mueve. Interrupción de la narratividad coreográfica. Yo marca. Valor de la marca. Marcas individuales. Estar juntos. Movimiento crítico. Improvisaciones que enfrentan marcas de valor. Hacer libre o producir. La vida al servicio del trabajo. Salir de la coreografía. Liberar la relación con los objetos. Dejar a las cosas que hagan. Liberar la relación entre sujeto y objeto. Modernidad. Garantizar la vida y posponer la muerte. Ser, ser, ser, ser. La muerte está entre nosotros. La vida desnuda. No hay vuelta atrás de la condición precaria. Irreversibilidad. Materialismo. Neoliberalismo. Nos estábamos escondiendo. La libertad estaba condenada al fracaso. Morir conscientes. Autonomía. Coreografía sin futuro. Moverse políticamente. Recuperar la experiencia. Estar perdido. Dejar de hacer. Desindentificarse. Soltar las relaciones. Relajar la forma. Las financias en los afectos. Las finanzas en los cuerpos. Network. Compartir sin experiencia. Trabajadores materiales, no ideológicos. El anónimo. El extra. El cualquiera.” Su blog tiene muchos materiales apetecibles para seguir entrenando ideas.