Imagen

2067,4

Los cantares mediocres de nuestros gobernantes nos dejaron la moraleja culpabilizadora de que habíamos vivido por encima de nuestras posibilidades. ¿Cuáles son nuestras posibilidades?  ¿Cuáles se avecinan? Hace siete años Nacho compró un coche, el Roomster, que llegó a París, que transportó a Lena en su primer trayecto motorizado desde el Hospital, que conocía la ruta a Salamanca y la de Rodiles-Villaviciosa casi de memoria. Ida y vuelta a Pozuelo, a Infantes, la mudanza de San Marcelo a Bravo Murillo y una banda del Gauchito Gil que nos protegía en las carreteras. Pero estaba por encima de nuestras posibilidades, así que el pasado lunes lo vendimos, no car.

Imagen

1617,5

En el verano de 1983 maduró la idea de la creación de una Asociación ciudadana para la defensa y potenciación del entorno natural y de la riqueza cultural de Villaviciosa. Alertados ante la creciente degradación de la Ría, del paisaje rural y urbano de la comarca, un reducido número de amigos decidieron aunar esfuerzos para articular y en su caso despertar el interés hacia el patrimonio artístico e histórico, la estética de las construcciones nuevas, el campo, las playas y la Ría. Los promotores declaraban que no querían asistir impasibles a estos procesos y se proponían crear un movimiento ciudadano en defensa del paisaje -medio natural y urbano- del concejo de Villaviciosa. 31 años después el proyecto se ha consolidado y sus publicaciones son un referente a consultar. Mi tía Delia, un aliado natural para cualquier transición que uno se proponga, lleva años trabajando en este proyecto, aportando una pequeña proporción de la creatividad con la que aborda su paso por el mundo. Tengo que agradecer además a Cubera la hospitalidad con la que me ha acogido estos días de agosto, compartiendo conmigo su refugio, para encontrarme en el camino, consultar senderos, dibujar planos y cronogramas.

Imagen

1012,86

El cine entra en la Travesía, con la SAL DE TIERRA (Salt of the Earth) una película del año 1951 dirigida por Herbert J. Biberman que me recomendó Beatriz y que está basada en un hecho real ocurrido en la mina Zinc Empire Company, ubicada en Nuevo México. La peli (un antecedente fundamental de cine independiente, vetada en USA) muestra la discriminación ejercida por la empresa hacia los obreros de origen mexicano: recibían sueldos inferiores a los estadounidenses, no tenían agua caliente y las condiciones de seguridad dejaban al descubierto lo poco que valía para la compañía sus vidas. Esta situación provocó una larga y difícil huelga e hizo emerger que la desigualdad también se reproducía en el seno de las familias obreras. La igualdad no es un concepto etéreo, viene a transmitir la película, sino una lucha constante que hay que empezar y mantener, 2014 and go on. Esta película te hacer creer que tal vez, igual que ellos, al estar unidas, algo se puede cambiar y como dice Esperanza “La casa no es nuestra, pero las flores si”.

Imagen

593,81

“Si, estamos muy contentos con el trabajo que habéis realizado en Extensión Universitaria”… sólo son palabras vacías. Extensión se planteaba como un espacio más en la formación del estudiante de Bellas Artes, que le ayudara a trazar puentes, a generar redes, a indagar en disciplinas que no veía en el currículo oficial o no con la suficiente profundidad, objetivo siempre compartido con la sección departamental de Historia del Arte (¡Beatriz Álvarez, te tomo prestado el maravilloso dibujo!) que, entre otras, cumple la función de abrir mundos, de dar soporte conceptual, de ampliar los modos de hacer y entender el arte… y todo eso desde la experiencia que tienen sus docentes de la especificidad de sus interlocutores los estudiantes-creadores. Los que hemos tenido la suerte de contar con su maestría sabemos de su posición central en nuestra formación. Por eso la aseveración con la que abro el post es incompatible con el grave ataque que se está produciendo hacia ellos y que ha comenzado con una saturación de docencia entre su profesorado y el intento de que dejen o reduzcan la oferta de asignaturas como “Últimas tendencias” o la dirección de TFM. Esto no supone, únicamente, una pérdida para los docentes sino la conformación ideológica de los futuros estudiantes, incapacitándolos para la construcción de sentido, para su expansión. ¿Nos quedaremos nuevamente callados?