Imagen

1861,37

Septiembre también trae los TFM que se defienden a finales de este mes en el Centro de Arte C. El de Garazi Lara Icaza lleva por título Proposición X. Género y sexo en el lenguaje escrito y aparece esta cita de Butler: “El acto que el cuerpo realiza al hablar nunca se comprende completamente; el cuerpo es el punto ciego del habla, aquel que actúa en exceso con respecto a lo que se dice, aunque actúa también en y a través de lo que se dice. El hecho de que el acto de habla sea un acto corporal significa que el acto se redobla en el momento del habla: existe lo que se dice, pero existe también en un modo de decir que el“instrumento” corporal de la enunciación realiza. (Butler, 2009: 30)” Hablar y callar y volver a hablar. En el acto del habla se conforman mundos, se convierten en realidad situaciones puramente mentales, toman cuerpo o toman nuestros cuerpos, hay un baile, una danza.

Imagen

1643,82

Volver a los clásicos, leer La Odisea, familiarizarse de nuevo con su prosa, respetar un canto diario (aunque a veces fue inevitable avanzar un poco más, Javi, yo también me lo estoy pasando pipa!!). El retorno, el castigo, la hospitalidad, la desigualdad, el tiempo extendido de una vida (que veinte años no es nada), las relaciones, el orden, los afectos dentro de un marco. Hay un momento memorable en que el canto del aedo lastima a Penélope, ella le reprende: “deja ese canto cruel, que sin cesar me desgarra el corazón; porque me ha hincado muy a fondo una pena inolvidable.” Telémaco, su hijo, le responde con una airada defensa al “creador”: Madre mía, ¿por qué ahora le impides al muy fiel aedo que nos deleite, del modo en que le impulsa su mente? No son en nada culpables los aedos, sino que en cierto modo es Zeus el responsable, quien da a los mortales comedores de trigo lo que quiere y como quiere, a cada uno. No es motivo de indignación contra éste el que cante el triste final de los aqueos. Que los hombres celebran más el canto que les resulta el más novedoso a los oyentes. Que tu corazón y tu ánimo se armen de valor para oírlo. Pues no fue Odiseo el único que perdió el día del regreso en Troya, sino que también muchos otros guerreros allí perecieron. La odisea de aprender algo: en el camino se nos brindan muchas oportunidades y sin embargo estamos demasiado absortos o limitados por las circunstancias para reaccionar.

Imagen

1329,37

Esta ha sido una semana lenta. Me entra curiosidad por saber de qué se trata la serie que ocupa la portada de Cahiers du Cinema (Julio-Agosto, 2014), Juego de tronos. Termino de ver la primera temporada, si bien es cierto que no me llaman la atención especialmente este tipo de sagas, es el máximo exponente de la actual narración audiovisual destinada al gran público y me interesa saber qué se está cociendo. Jordi Sánchez Navarro observa que “la serie refuerza esa idea de inmensidad poniendo énfasis en la geografía: los escenarios de la saga incluyen cuatro continentes y multitud de islas. Existen formas de organización política condicionadas por la geografía: Poniente (Westeros) es el continente de los Siete Reinos y su organización de tipo feudal unificada bajo un solo rey. También es el continente de las tierras más allá del Muro (un enorme desierto helado, habitado por tribus autodenominadas libres). En Essos, ingentes masas de tierra desértica albergan ciudades estado, tribus nómadas y pequeños reinos.” El dominio de la narración televisiva de George R. R. Martin, exhibe el inconfundible blasón de la HBO: minuciosas construcciones narrativas que “te permiten invertir tiempo en los personajes y hacerlo con la oscuridad que sus historias requieren”. En ambos continentes, centenares de personas de toda condición social interactúan en una lucha sin fin por el poder, la libertad, el honor o simplemente, la supervivencia. Una vez desplegado el tablero, lo realmente importante es el proceso, el recorrido, el entramado narrativo… el juego. Poco importa que los participantes sean bandas de traficantes en la calles de Baltimore, las familias del crimen organizado de Nueva York o los clanes de los Siete Reinos. “Los personajes se mueven por el dinero y el poder. Los valores, los sentimientos y la moral son los mismos”, declaró Sean Bean, uno de los protagonistas. En una sociedad donde los caballeros sirven a sus amos, los alfiles tienen sus propias y oscuras agendas y los reyes y damas son encarnaciones del vicio frente a cualquier posible virtud, el papel fundamental estará reservado a los peones. Sin ser una de mis series estrella de HBO la exploración del potencial del relato: su extensión, la continuidad de los personajes y los mundos posibles que evoca, nos acercan a un invierno largo y frío, que puede durar décadas y alguna que otra reflexión a extrapolar: fuck the king!

Imagen

1286

Me esperan dos artículos que me había recortado mi tía ¿Qué es Podemos? escrito por Iñigo Errejon y publicado por Le Monde Diplomatique en versión castellana y el otro en Babelia, una reseña de Santos Juliá sobre el libro Conversación con Pablo Iglesias de Jacobo Rivero. Mucha tinta corre sobre el tema últimamente y de estos artículos resaltamos las siguientes ideas, mientras seguimos escuchando qué tienen que decir con interés:
– El primer acierto de Podemos fue darles nombre: la casta.
Podemos fue en las pasadas elecciones europeas la tercera fuerza más votada en algunas regiones como Madrid con el 11% o Asturias con el 13,67% ¡Asturias!
Podemos ha contribuido a rasgar el monopolio simbólico de la representación política por parte de los dos principales partidos (PSOE y PP) y, así, abre la puerta a posibilidades inéditas.
– El desarrollo de una práctica teórico-comunicativa que combina el análisis del discurso con la creación de programas de televisión supuso un aprendizaje en la tarea de traducción de diagnósticos complejos, en narrativas y marcos discursivos directos.
– Sin un estudio prolongado y un aprendizaje sobre el terreno de los procesos latinoamericanos recientes de ruptura popular (y constituyente) no habría tenido lugar su propuesta.
– El programa de Iglesias consiste en empoderar a la gente.
– Su visión constructivista del discurso político propone ir más allá del eje izquierda-derecha, para proponer la dicotomía “democracia/oligarquía” o “ciudadanía/casta” o incluso “nuevo/viejo”: una frontera distinta que aspira a aislar a las elites y a generar una identificación nueva frente a ellas.

Imagen

1211,94

Comienza el mes en el norte, VACACIONES, con un ritual de los buenos días. Una serie de acciones, realizadas principalmente por su valor simbólico: especiales, diferentes a las ordinarias, aún cuando se puedan practicar a diario. Se refieren a una acción o serie de acciones que una persona realiza en un contexto dado que no tienen otro propósito o razón aparente. Es el caso de este ritual de los buenos días que parte de Villaviciosa para tocar-vislumbrar las dos puntas de la playa de Rodiles, dando la vuelta entera, sin trazar una recta. Poner la vida en escena en el paisaje, descubrir a una pata con sus crías paseando al tiempo que yo lo hago. Compartimos modos menores de vivir, como decía Peter Pál Pelbart, que habitan modos mayores.

Imagen

1114,42

Walser llega, por todo lo alto a La Travesía: en mi segunda visita a Playgrounds en el Reina Sofía y en “una obra de teatro a pie” en el que junto a diez espectadores paseamos junto a Robert Walser, por el barrio, casi chino, de Usera.
El señor director o señor tasador dijo:
¡Pero siempre se le ve paseando!
Pasear -respondí yo- me es imprescindible, para animarme y para mantener el contacto con el mundo vivo, sin cuyas sensaciones no podría escribir ni media letra más ni producir el más leve poema en verso o prosa. Sin pasear estaría muerto, y mi profesión, a la que amo apasionadamente, estaría aniquilada. Sin pasear y recibir informes no podría tampoco redactar el más mínimo artículo, y no digamos toda una novela corta. Sin pasear no podría hacer observaciones ni estudios. (…) Un paseo está siempre lleno de importantes manifestaciones dignas de ver y sentir. De imágenes vivas de poesías, de hechizos y bellezas naturales bullen a menudo los lindos paseos, por cortos que sean. Naturaleza y costumbres se abren activas y encantadoras a los sentidos y ojos del paseante atento, que desde luego tiene que pasear no con los ojos bajos, sino abiertos y despejados si ha de brotar en él el hermoso sentido y el sereno y noble pensamiento del paseo
(Robert Walser, El paseo, 1917)
La propuesta teatral en movimiento de Marc Coellas y la compañía argentino-española La Soledad, en el Festival Fringe reúne a amantes incondicionales del escritor que en su afán de no desear nada y simplemente desaparecer, ingresó voluntariamente en el sanatorio de Herisau (Suiza), aunque nadie sabe si sufría una severa depresión o sólo quería apartarse del mundo y dedicarse a narrar lo mínimo, esa naturaleza que no necesita hacerse importante, porque “lo es”.

Imagen

523,45

No pude ver su presentación, pero espero hacerlo pronto en el archivo del CA2M y también leer algunos de sus libros, como Filosofía de la deserción: nihilismo, locura y comunidad o  Cartography of exhaustion – nihilism inside out que parece ser texto de obligada lectura para esta transición. Peter Pál Pelbart reflexiona sobre las modalidades de resistencia vital y entre ellas “poner literalmente la vida en escena (…) en estado de variación, modos menores de vivir que habitan nuestros modos mayores y que cobran visibilidad escénica o performática, legitimidad estética y consistencia existencial, aún cuando se está al borde la muerte o del colapso, de la tartamudez o del gruñido, del delirio colectivo o de la experiencia límite. (…) Una manera de representar sin representar, de asociar disociando, de estar en el escenario y sentirse en casa”. Aquí nuestro intento, aunque hay días que apenas se pueden dar unos pocos pasos.