Imagen

1680,96

Volvemos a Madrid por un camino inusual: Villaviciosa-Torrelavega-Burgos-Madrid. Todo para no perderme la exposición de Fernando Martín Godoy en el CAB. ¡Qué buena decisión! Con el título Album presenta una muestra de tesis. Fernando despliega un conjunto de cuadros fabulosos, en los que indaga las colecciones (I, II, III: 2014), los objetos (Constructivismo cotidiano, 2010) y algunas secuencias casi cinematográficas (La luna en la piscina, 2008). Su pintura tiene lo que más me interesa de este género, Fernando es capaz de traer el tiempo lento, reflexivo, pausado y murmurante a cada uno de sus obras. FMG ha encontrado en la contención y austeridad cromática una atmósfera exuberante: ni blanco total, ni negro completo, es en la amplia gama que maneja (in-between) donde somos capaces de distinguir el universo. Si en los primeros cuadros que iniciaron esta serie la luz que irrumpía en las superficies provenía de los dispositivos tecnológicos (móviles, pantallas de ordenador) proyectando nuestra enajenación… en este caso parece hablarnos de lo que es capaz un cuerpo cultural. La potencia del trabajador material queda definida por FMG en el políptico de 8 piezas Alone in the Dark (2014), homenaje al trabajo de otros artistas contemporáneos, pero también con Arquitecto (2013), Arqueólogo (2013) Proyecto (2013) y Grupo de investigación (2011). Está claro que la pintura de Godoy no está ensimismada ni espera que el espectador se quede perdido y deleitándose en la belleza de sus obras (que también lo hacemos) pero siempre nos deja mucho más. Concretamente establece un diálogo entre la arquitectura del CAB y sus trabajos, aprovechando los rincones, los huecos, que parecen ser una extensión-apropiación de sus pinturas y esculturas (Capítulo, 2011; Dobles, 2011; Constelación (working table, 2012). Con ellas articula una reflexión sobre la materialidad y la representación que me recuerdan el texto La cámara oscura de David Hockney, que Fernando me recomendó hace años en París y que extienden su trabajo por nuevas vías y dan cuenta de la vitalidad del proyecto que desarrolla, de su pintura. Todavía estáis a tiempo (hasta el 28 de septiembre) de visitar esta exposición, de fascinaros por la inteligencia, la belleza, la ironía, el talento y la maestría de Fernando y para el que le conozca o tenga amistad con él, como es mi caso, de sentir una inmensa alegría o para ser más precisos y aunque suene algo raro, de estar orgullosos de él.

Imagen

1400

La continuidad de los parques, los de aquella época, con sus filos de hierro, sobre los que nos colgábamos boca abajo. Los que tienen arena o son de tartán, con sus cestos para bebés. En el catálogo de Playgrounds, encontramos un texto de Lars Bang Larsen que concluye con el siguiente párrafo: “Podemos remontarnos al límite moderno de lo lúdico con el cuadro de Jean- Baptiste Siméon Chardin titulado El niño de la peonza (1738), en el que un niño contempla una peonza que ha lanzado sobre su pupitre. El minúsculo objeto está en movimiento, representado en suspensión antes de que deje de girar ante la mirada del niño. El juego en tonalidad mayor siempre se ha predicado en diversos actos precarios: las piedras arrojadas a un arroyo, una peonza en movimiento que está a punto de perder la verticalidad. Este tipo de acontecimientos desnudos, modestos, fugaces, poco memorables, indignos de la «madurez» de nuestro tiempo, son los que debemos revisar.” Sin embargo yo os propongo las pompas de jabón, ese aire contenido, infraleve y contenedor de la potencia.

Imagen

1116,42

Casi sin darme cuenta, llevo diez años dando clase. Comencé en el curso 2003/2004 en Aranjuez, el curso siguiente 2004/2005 me fui a Murcia durante tres años, desde el 2007/2008 estoy en la Facultad de Bellas Artes de la UCM y del 2010 al 2014 cuatro años de programación en Extensión Universitaria. Toda esta introducción para llegar a que son ya unos cuantos los estudiantes conocidos a lo largo del tiempo. Ayer, tuve dos encuentros felices en Matadero con “ex” de las que ahora soy “fan-total”. La exposición de Teresa Solar Aboud Todas las cosas que no están, narra la historia de una mujer que cruza Estados Unidos siguiendo los pasos del ingeniero y fotógrafo americano Harold Edgerton: la historia y la fotografía acompañadas de una narración en off logran atraparnos en un viaje luminoso en el que se encuentra la mirada fotográfica, la de los murciélagos, la subacuática: “Igual que los pioneros antes que yo, seguí hacia el oeste siguiendo su migración colonizadora de llanuras, colinas y bosques. También seguía los movimientos de Edgerton, que viajaba durante las vacaciones con sus hijos tomando fotografías ultra-rápidas y ahora ya sabemos que los colibríes son la única especie capaz de volar hacia atrás con la misma eficiencia que hacia adelante.” He oído alguna voz suspicaz con el hecho de que dos de las últimas becas de la Fundación Botín hayan ido a parar a miembros o colaboradores de RAMPA, pero yo no puedo más que congratularme de que se reconozca el trabajo de este grupo sobresaliente de talento entre los que están la propia Teresa, Carlos Fernández Pello, Fernando Baños, Karlos Gil, Paloma Checa o Javier Fresneda. Después, concierto especial de Alondra Bentley (ex de Murcia) para niños, un auténtico lujo el amor con que prepara todos los elementos que pone en escena: los instrumentos fabricados por ella, los dibujos, los cuentos, la narración y su espléndida voz,acompañada por Nacho Ruiz en el teclado, xilófono, etc. Son algunos de los encuentros felices en la docencia que celebramos de camino a Grecia.

Imagen

1044,19

En la etapa de hoy me he valido de la bicicleta!! ¿es trampa? La jornada comenzó visitando el declive de PHE con las expos de Telefónica y Casa de América y leyendo en El Cultural una reseña inesperada de Salón de Verano que hace Beatriz Espejo con cariñosas palabras para el equipo de Extensión ¡gracias! Por lo demás, Selina, en nuestro retorno a los clásicos me he estado informando: Gredos (José Manuel Pabón) vs. Cátedra (José Luis Calvo) y el tema de las traducciones de la Odisea que trata Borges: Ningún problema tan consustancial con las letras y con su modesto misterio como el que propone una traducción. Presuponer que toda recombinación de elementos es obligatoriamente inferior a su original, es presuponer que el borrador 9 es obligatoriamente inferior al borrador H -ya que no puede haber sino borradores. El concepto de texto definitivo no corresponde sino a la religión o al cansancio. (…) No hay un buen texto que no parezca invariable y definitivo si lo practicamos un número suficiente de veces. (…) la Odisea, gracias a mi oportuno desconocimiento del griego, es una librería internacional de obras en prosa y verso (…) Esa riqueza heterogénea y hasta contradictoria no es principalmente imputable a la evolución del inglés o a la mera longitud del original o a los desvíos o diversa capacidad de los traductores, sino a esta circunstancia, que debe ser privativa de Homero: la dificultad categórica de saber lo que pertenece al poeta y lo que pertenece al lenguaje. A esa dificultad feliz debemos la posibilidad de tantas versiones, todas sinceras, genuinas y divergentes. Recapitulando, los dos libros los encontramos en las Bibliotecas de la UCM ¿algún consejo de los demás peregrinos?

Imagen

841,16

De paseo por La Tabacalera, a vueltas con los FRACs… Here and Elsewhere es una exposición heterogénea (crítica social, estética medioambiental, cultura pop en forma de música o moda, asuntos personales) que dice su comisario Sayoko Nakahara inspirada en una película dirigida por Jean-Luc Godard y Anne-Marie Miéville en 1976 cuya finalidad era analizar el paralelismo o los límites borrosos que existen entre “nosotros” y los “otros”. Los bañistas de la artista finlandesa Elina Brotherus actualizan nuestra experiencia del baño, ahora que parece llega el calor. El nuestro no es ensimismado ni pretende inscribirse en la tradición de la historia del arte ¡Vivan las piscinas con manguitos!

Imagen

814,62

Carmen Dalmau y yo estamos dando forma a CONVIDADOS la que será la exposición inaugural del Centro de arte y holografía Dados Negros-Fundación Pepe Buitrago. Este proyecto audazmente quijotesco, es una iniciativa de Mercedes y Pepe Buitrago en el corazón de la Mancha, Villanueva de los Infantes para ser concretos. Después de 4 años las obras ya están finalizando y es realmente impresionante lo que pueden los cuerpos, lo que pueden los sueños. Así el día elegido para concluir la travesía y llegar a Atenas, el 4 de octubre, coincidirá con la inauguración de la Fundación. Será una jornada intensiva y ritual con muchas piezas concebidas específicamente para la ocasión en las que estarán presentes la celebración de los espacios, su iniciación, los banquetes, las huellas de la memoria arquitectónica. Los artífices son Isidoro Valcárcel, Fur Alle Falle, Los Torreznos, Belén Cueto, Pepe Murciego, María Sánchez, Mateo Maté, Greta Alfaro, El Enigma de la Fruta, Amaya Hernández, David Crespo, Arantxa Boyero, Fernando Baena y Jose Jurado. Así que este post funciona como una invitación para recorrer los últimos kilómetros del camino juntos, un save the date de cara a la inauguración para compartir con aliados y maestros este espacio constituido como rebelión que ya engendra placer.

Imagen

727,28

Pasear el Botánico siempre es un placer, esta mañana estaba pletórico. Tenía curiosidad, además, por visitar la exposición que comisaría Cristina Zelich, Tan lejos, tan  cerca que recoge algunos nombres clásicos del documentalismo fotográfico de los años 70. Enfrentada a las comunidades rurales que reflejan estos autores, en los que la religión, lo esotérico, los rituales festivos o tradicionales aparecen con tanta potencia no dejaba de preguntarme por la vuelta de una serie de modelos bastante “reactivos”, de ahí lo acertado del “tan cerca” del título… Y sin embargo también pensaba en algunos amigos, Galileo, Iván… que han vuelto a la tierra, desde la city. La experiencia actualizada de una comunidad rural mestiza, la imposibilidad de lo “exótico” que estudiaba Iguacel… son interrogantes abiertas para mí.

Imagen

705,68

Parece que la actividad empieza a disminuir y llega mi momento de ponerme al día con las exposiciones madrileñas. Decido visitar primero Playgrounds. Reinventar la plaza en el Reina Sofía. Sólo llego a la mitad, volveré mañana a terminarla: me enredo en las reflexiones y las interpelaciones que se me hacen, como peregrina de esta travesía: la necesidad de rescatar una imaginería de lo maravilloso, los parques y jardines dedicados al juego infantil en los miles de junk playgrounds documentados por Nils Norman. Reunir todo tipo de chatarra para que los niños puedan trabajar dice Carl Theodor Sorensen, “por supuesto tendría una apariencia espantosa”. Y sin embargo “en los desechos del mundo nace un mundo nuevo: nacen leyes donde no hay ley” le respondería Pasolini. Son estos nuestros solares, nuestros terrenos baldíos, los descampados en los que poder reintegrar la potencia de la experiencia del descanso, tan degradada por nuestro trabajo a tiempo completo como agentes económicos…

Imagen

645,16

Ya se ha inaugurado el Salón de verano, una exposición de 20 jóvenes de la Facultad de Bellas Artes, comisariada por Tania Pardo en la Junta de Distrito de Moncloa. ¿Qué palabras podemos compartir con ellos, aliados naturales, que se gradúan después de cursar sus estudios en una “crisis-continua-y-crónica? Que no juguemos a su cansancio, que aspiremos a modificar las que nos han dicho que son “las nuevas reglas del juego”. Que busquemos todo para volver a aprenderlo. En este recorrido mental encuentro un libro en la “Vázquez Montalván” (la biblioteca de mi barrio) que lleva el sugerente título de Escrito a Mano y es de Michael Ondaatje:

Con todos los virajes de la historia

no puedo imaginarme tu futuro.

Desearía soñarlo, verte

adolescente, como vi a mi hijo,

ya con tu aire filosófico

tropezando en la velocidad de la ciudad.

Y más allá no puedo adivinar un futuro.

Y no sé cómo acabaremos

ni dónde.

Aunque sé una historia de mapas, para ti.

Imagen

615,5

“Aquí no hay agua sino sólo roca
roca y no agua y el camino arenoso
el camino que serpentea arriba entre las montañas
que son montañas de roca sin agua
si hubiera agua nos detendríamos a beber
en la roca uno no puede pararse ni pensar
el sudor está seco y los pies sobre la arena
si al menos hubiera agua entre la roca
muerta boca de montaña de dientes cariados que puede escupir
aquí no puede uno ni pararse ni acostarse ni sentarse
ni siquiera hay silencio en las montañas
sino seco trueno estéril sin lluvia
ni siquiera en las montañas hay soledad  
sino sombríos rostros rojos que gruñen y sonríen con desprecio
desde puertas de casas de barro agrietado
si hubiera agua
y no roca
si hubiera roca
y también agua
y agua
un manantial
un charco entre la roca
si al menos hubiera el rumor del agua
no la cigarra
y la hierba seca cantando
sino rumor de agua sobre una roca
donde el zorzal ermitaño canta en los pinos
plip plop plip plop plop plop plop
pero no hay agua
¿Quién es el tercero que siempre camina a tu lado?
Si cuento, sólo estamos tú y yo juntos
pero cuando miro adelante por el sendero blanco
siempre hay otro caminando a tu lado
deslizándose envuelto en un pardo manto, encapuchado
no sé si hombre o mujer.”
Una de las búsquedas en esta travesía era encontrar descampados, lugares abandonados, espacios para la ocupación. Por eso la recomendación de Beatriz del poema de T.S. Eliot Tierra Baldía sonaba tan apetecible y adecuada. (Pequeño paréntesis: ¡¡agradezco cualquier referencia o recomendación bibliográfica que se les ocurra mientras van leyendo estas páginas, bienvenidos los comentarios!!). Cogí de la biblioteca de mi barrio un ejemplar de Cátedra, de bolsillo, bastante feo, aunque era una buena edición comentada que me vino de perlas, porque el texto me resultó críptico y tardé bastante en asimilarlo (si es que lo he hecho). Pero este pasaje aquí compartido me ganó…