Imagen

476.86

Aunque Javier Cruz me pasó un plano que aseguraba que se podía llegar caminando a Móstoles, todavía no me he animado a enfilar los kilómetros más allá de la Casa de Campo… Así que el metro me traslada para asistir al taller de Alejandra Riera, que nos habla de “los equilibrios frágiles” y “sanar a las instituciones” en el contexto de estas Jornadas de la Imagen dirigidas por Carles Guerra. Encontrarse con la confusión, con la falta de nitidez o el desbarrar como una metodología de trabajo que permita que emerjan los cuerpos más allá de las estructuras rígidas de aquello que queremos decir con urgencia. Esto lo aporta la experiencia, porque el guión no está cerrado, ni los encuadres: la vida pasa… “pasa la viiiiiiiiiiiiidaaaaaaa”… está de “pasaje”.

Imagen

309,66

Sol está literalmente tomada, si, “el mieu cambió de bando”. Tanta policía siempre es una señal de debilidad y me parece haber llegado ya a las calles de Atenas sino fuera por el retrato inenarrable de los futuros reyes. Por lo demás la mañana trajo el final del curso de tres días que estuve haciendo en el contexto QPUC  con la pareja de “artistas gemelos” Deufert&Plischke y su propuesta de “Pasar el tiempo” en la que reflexionaban sobre el valor del disenso como espacio posible y generador de conocimiento. Muchas resonancias, muchos in between.

Imagen

178,04

Beatriz me lanza preguntas que no sé responder, pero me quedo pensando en ellas. También en lo que hago. Nuevamente Paz Rojo, con una notas que publica sobre la tercera sesión del laboratorio, alcanza a definir la corriente en la que me encuentro y tal vez, responda a Bea. “Lo que necesitamos no es un arte que lucha contra la situación actual, no es un arte que se sienta bien, porque piense que emplea la resistencia. No necesitamos un arte que combata el sujeto liberal con o en contra. Necesitamos un arte que sin embargo lo aborde exactamente tanto a favor y en contra. A favor de su excesiva debilidad. Necesitamos un arte que de tan débil, esté a un paso de la auto-aniquilación, de lo que sea, de ser sólo algo, por algo, no importa qué, ni más ni menos. Un arte-algo, no obstante específico, un arte que no pide atención y que está atento, que te mantiene y no te mantiene ocupado, que se preocupa y se despreocupa al mismo tiempo, un arte contradictorio y a la vez no. Un arte que es sólo algo, no importa qué, y por tanto también y necesariamente un arte a un paso de abandonar toda perspectiva, que se pierde en el horizonte, y por eso, quedándose dentro, “deviniene solo”.

Este es un arte que busca una ontología plana – y lo digo en serio – ontología plana – ninguno de los dos anteriores, ni lo de arriba [trascendencia] ni el de abajo [inmanencia].(…) Los vampiros buscan la salvación y los hombres lobo el sentido. Lo que necesitamos es un arte zombi: Los zombis no tienen esperanza, no necesitan (el) otro lado, no sienten arrepentimiento, no tienen conciencia de que están liberados de la vida. Los zombies no son sujetos, están des-individualizados, son absolutamente y solamente planos, no son más que algo, no importa qué.

Imagen

158,03

Hay días en que camino y corro. Hoy sólo he podido dar un paso tras otro. Del colegio a la Casa Encendida, de allí a la Facultad, hacia casa pasando por el Parque del Oeste donde he “descubierto” una caseta para “avistar pájaros” aquél estado mental que todavía perdura en mi y que consiste en descubrir mundos insospechados para unos y totalmente familiares para otros. Avistando pájaros le sigo dando vueltas a las sensaciones que nos propone Paz Rojo en su laboratorio: dejar que los ojos desciendan al cuerpo, tocar con los ojos…

Imagen

138,21

Desde ayer compartimos con Paz Rojo la propuesta ¿Qué puede un cuerpo? que ocupará La Casa Encendida hasta el 22 de junio. Algunas de las notas del laboratorio de Pre-producción: “Todo está organizado en el supuesto caos. La era de la precariedad. Las prácticas emancipadoras de la subjetividad. The Grand Union. Responder al contexto transformando las formas de producción. Subjetividad y modelos de emancipación. Democratizar el movimiento. Democratizar el cuerpo. El movimiento es del pueblo. Todo se mueve. Interrupción de la narratividad coreográfica. Yo marca. Valor de la marca. Marcas individuales. Estar juntos. Movimiento crítico. Improvisaciones que enfrentan marcas de valor. Hacer libre o producir. La vida al servicio del trabajo. Salir de la coreografía. Liberar la relación con los objetos. Dejar a las cosas que hagan. Liberar la relación entre sujeto y objeto. Modernidad. Garantizar la vida y posponer la muerte. Ser, ser, ser, ser. La muerte está entre nosotros. La vida desnuda. No hay vuelta atrás de la condición precaria. Irreversibilidad. Materialismo. Neoliberalismo. Nos estábamos escondiendo. La libertad estaba condenada al fracaso. Morir conscientes. Autonomía. Coreografía sin futuro. Moverse políticamente. Recuperar la experiencia. Estar perdido. Dejar de hacer. Desindentificarse. Soltar las relaciones. Relajar la forma. Las financias en los afectos. Las finanzas en los cuerpos. Network. Compartir sin experiencia. Trabajadores materiales, no ideológicos. El anónimo. El extra. El cualquiera.” Su blog tiene muchos materiales apetecibles para seguir entrenando ideas.