Imagen

1861,37

Septiembre también trae los TFM que se defienden a finales de este mes en el Centro de Arte C. El de Garazi Lara Icaza lleva por título Proposición X. Género y sexo en el lenguaje escrito y aparece esta cita de Butler: “El acto que el cuerpo realiza al hablar nunca se comprende completamente; el cuerpo es el punto ciego del habla, aquel que actúa en exceso con respecto a lo que se dice, aunque actúa también en y a través de lo que se dice. El hecho de que el acto de habla sea un acto corporal significa que el acto se redobla en el momento del habla: existe lo que se dice, pero existe también en un modo de decir que el“instrumento” corporal de la enunciación realiza. (Butler, 2009: 30)” Hablar y callar y volver a hablar. En el acto del habla se conforman mundos, se convierten en realidad situaciones puramente mentales, toman cuerpo o toman nuestros cuerpos, hay un baile, una danza.

Imagen

1541,52

Estrella de Diego publicó en el 2008 un pequeño libro, en la editorial Siruela, con el título Contra el mapa. Presenta un trazado histórico a través de pinturas, mapas, postales, fotografías e instalaciones artísticas de diversos periodos históricos que tienen como punto en común explicitar una concepción específica del espacio. A partir de las obras analizadas, se desvela la relación que existe entre las distintas representaciones del mundo, entendidas como construcción, y los paradigmas políticos, científicos y económicos que dominan cada época. Como en el caso de Sebald y de muchos otros autores que nos acompañan en la travesía, vuelve a aparecer Borges: “Dos historias de Borges presienten estos cambios. La primera funciona como metáfora de la que fuera esa mirada hegemónica, aquella que observaba el mundo desde un punto fijo y desde ese punto dibujaba el mundo, y la segunda se acerca a lo que la mirada es ahora, tras las revisiones del canon, artístico también. La primera es el cuento de “Museo” (1960), que habla de un mapa desmesurado e inútil, Del rigor en la ciencia, en el cual se recuerda un Imperio donde “el arte de la Geografía logró tal Perfección que el mapa de una sola Provincia ocupaba toda una Ciudad”. La segunda, pertenece a la obra Atlas, de 1984, en la que Borges, ya ciego, va recorriendo el mundo –el Atlas- sin poder verlo o viéndolo con ojos diferentes a los de la visión retiniana. Si el mundo del primer ejemplo habla del deseo loco por controlarlo, por mantener la posición de poder que Occidente tiene ante el mundo –y de su fracaso-, en Atlas Borges reflexiona sobre lo enriquecedor de la vulnerabilidad en la fragmentación, del mapa que obliga a aprender a ver de otra manera: romperse. “Mi cuerpo físico puede estar en Lucerna, en Colorado o en El Cairo, pero al despertarme cada mañana, al retomar el hábito de ser Borges, emerjo invariablemente de un sueño que ocurre en Buenos Aires.” La pregunta sería, sin embargo, si el Buenos Aires en el que uno despierta en Lucerna, Colorado o Islandia sigue siendo el mismo Buenos Aires.

Imagen

1163,8

Aruitemo, Aruitemo ó Still Walking, es una película de Hirokazu Kore-eda (Japón, 2008) que marca mis pasos en esta etapa, dejando a la peregrina cargada de reflexiones sobre el mapa emocional que dibujamos los seres humanos. Confluyen aquí diversos tiempos (la muerte del hijo mayor 15 años atrás, las nuevas parejas, el encuentro de los hermanos) las estampas de vidas que se presentan, de individuos que han dejado de verse y no logran actualizar sus vínculos, de espacios fallidos en la comunicación o estructuras que se han anquilosado a la hora de considerar qué es aquél constructo al que llamamos “familia”… y también un abanico de emociones que desvelan una serie de personajes complejos: doloridos, crueles, indefensos. El tempo lento, casi detenido y el disfrute de las escenas (como las instrucciones detalladas para preparar una tempura), la fotografía, los paisajes, las formas, las luces, los sonidos y sin embargo el poso de la belleza nutre las reflexiones que nos propone esta película: even if you walk and walk.

Imagen

1044,19

En la etapa de hoy me he valido de la bicicleta!! ¿es trampa? La jornada comenzó visitando el declive de PHE con las expos de Telefónica y Casa de América y leyendo en El Cultural una reseña inesperada de Salón de Verano que hace Beatriz Espejo con cariñosas palabras para el equipo de Extensión ¡gracias! Por lo demás, Selina, en nuestro retorno a los clásicos me he estado informando: Gredos (José Manuel Pabón) vs. Cátedra (José Luis Calvo) y el tema de las traducciones de la Odisea que trata Borges: Ningún problema tan consustancial con las letras y con su modesto misterio como el que propone una traducción. Presuponer que toda recombinación de elementos es obligatoriamente inferior a su original, es presuponer que el borrador 9 es obligatoriamente inferior al borrador H -ya que no puede haber sino borradores. El concepto de texto definitivo no corresponde sino a la religión o al cansancio. (…) No hay un buen texto que no parezca invariable y definitivo si lo practicamos un número suficiente de veces. (…) la Odisea, gracias a mi oportuno desconocimiento del griego, es una librería internacional de obras en prosa y verso (…) Esa riqueza heterogénea y hasta contradictoria no es principalmente imputable a la evolución del inglés o a la mera longitud del original o a los desvíos o diversa capacidad de los traductores, sino a esta circunstancia, que debe ser privativa de Homero: la dificultad categórica de saber lo que pertenece al poeta y lo que pertenece al lenguaje. A esa dificultad feliz debemos la posibilidad de tantas versiones, todas sinceras, genuinas y divergentes. Recapitulando, los dos libros los encontramos en las Bibliotecas de la UCM ¿algún consejo de los demás peregrinos?

Imagen

645,16

Ya se ha inaugurado el Salón de verano, una exposición de 20 jóvenes de la Facultad de Bellas Artes, comisariada por Tania Pardo en la Junta de Distrito de Moncloa. ¿Qué palabras podemos compartir con ellos, aliados naturales, que se gradúan después de cursar sus estudios en una “crisis-continua-y-crónica? Que no juguemos a su cansancio, que aspiremos a modificar las que nos han dicho que son “las nuevas reglas del juego”. Que busquemos todo para volver a aprenderlo. En este recorrido mental encuentro un libro en la “Vázquez Montalván” (la biblioteca de mi barrio) que lleva el sugerente título de Escrito a Mano y es de Michael Ondaatje:

Con todos los virajes de la historia

no puedo imaginarme tu futuro.

Desearía soñarlo, verte

adolescente, como vi a mi hijo,

ya con tu aire filosófico

tropezando en la velocidad de la ciudad.

Y más allá no puedo adivinar un futuro.

Y no sé cómo acabaremos

ni dónde.

Aunque sé una historia de mapas, para ti.

Imagen

178,04

Beatriz me lanza preguntas que no sé responder, pero me quedo pensando en ellas. También en lo que hago. Nuevamente Paz Rojo, con una notas que publica sobre la tercera sesión del laboratorio, alcanza a definir la corriente en la que me encuentro y tal vez, responda a Bea. “Lo que necesitamos no es un arte que lucha contra la situación actual, no es un arte que se sienta bien, porque piense que emplea la resistencia. No necesitamos un arte que combata el sujeto liberal con o en contra. Necesitamos un arte que sin embargo lo aborde exactamente tanto a favor y en contra. A favor de su excesiva debilidad. Necesitamos un arte que de tan débil, esté a un paso de la auto-aniquilación, de lo que sea, de ser sólo algo, por algo, no importa qué, ni más ni menos. Un arte-algo, no obstante específico, un arte que no pide atención y que está atento, que te mantiene y no te mantiene ocupado, que se preocupa y se despreocupa al mismo tiempo, un arte contradictorio y a la vez no. Un arte que es sólo algo, no importa qué, y por tanto también y necesariamente un arte a un paso de abandonar toda perspectiva, que se pierde en el horizonte, y por eso, quedándose dentro, “deviniene solo”.

Este es un arte que busca una ontología plana – y lo digo en serio – ontología plana – ninguno de los dos anteriores, ni lo de arriba [trascendencia] ni el de abajo [inmanencia].(…) Los vampiros buscan la salvación y los hombres lobo el sentido. Lo que necesitamos es un arte zombi: Los zombis no tienen esperanza, no necesitan (el) otro lado, no sienten arrepentimiento, no tienen conciencia de que están liberados de la vida. Los zombies no son sujetos, están des-individualizados, son absolutamente y solamente planos, no son más que algo, no importa qué.

Imagen

19,07

Los primeros 19,07 kms llegan acompañados de la lectura de David Le Breton, Elogio del caminar, y me ayudan a ir aclarando algunos aspectos del proyecto. “Me han prohibido recorrer una ciudad, ir a un punto determinado; pero me han dejado el Universo entero; la inmensidad y la eternidad están a mis órdenes” (Maistre, 1946, 158). (…) Sólo así la marcha no se ve obligada a permanecer prisionera en una vasta geografía: puede conformarse con un espacio reducido, ya que la calidad de la mirada lo es todo. O, al menos, el caminante forzado a quedarse en su casa puede intentar convencerse de ello para reencantar lo que en un primer momento es percibido como una inmovilización y que no puede ser transformada para liberarse de ella y permitir al espíritu volar en libertad.” Este tránsito, la transición que acometo, tiene algo de inmovilidad, de circuito cerrado que se extiende.