Imagen

1308,69

Es el tercer día soleado y acudimos raudos a la playa de Rodiles, para no perder la oportunidad y bañarnos. Son las primeras olas de Lena en el Cantábrico y todavía no se ha formado una opinión al respecto. La arena de Rodiles es fina y está flanqueada por el verde de un par de montes que nos recuerdan dónde estamos. Los eucaliptos, que en su momento eran un aparcamiento improvisado, ahora cobijan un amplio merendero público; el lugar en que estaba el chiringuito “Marcelino” ahora está ocupado por dunas protegidas. Rodiles está situado, además, en un tramo del litoral de interés arqueológico debido al hallazgo de numerosos yacimientos del período jurásico formados por rocas en las que se encuentran impresas algunas huellas de Dinosaurios. Es cierto que la autovía ha multiplicado el número de visitantes, pero sigue siendo un lugar fascinante, un espacio que trasladar en nuestra memoria para ocupar la polis.

Imagen

566,04

Monse
Bueno, esa es mi memoria. Comes una cosa y cagas otra bien diferente. Recorres miles de kilómetros y siempre es para llegar a un sitio. El sitio adecuado. Igual que hacen los animales, buscar el sitio que les conviene. Reconocer el sitio es lo que importa en realidad ¿no?

Carlos
Cada puerta de cada casa me hace imaginar una vida. En cada pueblo, en cada ciudad me imagino a mi mismo con una nueva vida o una vida diferente. No lo puedo evitar, llego a cualquier sitio y siempre me hago la misma pregunta: ¿Yo viviría aquí? ¿Cómo sería mi vida aquí?
Me bajo del coche y busco el lugar o los lugares en los que podrían estar clavados mis recuerdos.”
[Del Pliego 4 Llamad a cualquier puerta – Carlos Fernández López]

Imagen

517,52

Viernes de horarios para el próximo curso… y reunión para proyectar cómo será nuestro encuentro a tres bandas (Revisiones, Biblioteca extendida y Editando Extensión) en la invitación-encuentro con JAR (Journal of Art Research) el próximo mes de Octubre en el Reina Sofía. Los proyectos que nos entusiasman nos ayudan a sobrellevar la fragilidad y vulnerabilidad de nuestros cuerpos. 
Después de 23 días de viaje estamos en la vía Augusta de Tarragona.